La floreciente industria halal

En noviembre de 2018, Ma’ruf Amin , presidente de Indonesia, Joko “Jokowi” Widodo, quien también es el jefe del principal cuerpo clerical islámico del país, el Consejo Indonesio de Ulama (MUI), reveló planes para hacer halal (permisible o legal en Ley islámica tradicional) certificación obligatoria para este año. Más recientemente ha reiterado ese llamado.

Si bien la acción se considera de naturaleza política, no hay duda de que también tiene mucho sentido teniendo en cuenta la ambición de Indonesia de convertirse en un centro halal global.

De hecho, una ley local, la Ley de Garantía de Productos Halal, se introdujo justo antes de la renuncia del ex presidente Susilo Bambang Yudhoyono en 2014. Sin embargo, la ley nunca se aprobó, ya que las discusiones sobre cómo implementarla han estado en curso desde que Jokowi tomó medidas. oficina.

La certificación Halal, aunque no es obligatoria en muchos países, es muy importante para la gran mayoría de los musulmanes, ya que les informa que el producto en cuestión (generalmente alimentos) es seguro de usar o consumir. Esto se debe a que los productos no halal se consideran impuros en la mayoría de las escuelas de la fe islámica. La certificación obligatoria halal, naturalmente, también facilitaría la exportación de productos a otros mercados musulmanes.

Grandes negocios

La industria halal está en auge. Según el Informe sobre la economía islámica mundial 2017/2018 de Thomson Reuters, en colaboración con DinarStandard, a nivel mundial, los consumidores musulmanes gastaron US $ 1,2 billones en alimentos y bebidas en 2016. Para 2022, se espera que esta cifra alcance los US $ 1,9 billones.

Según el informe, los países musulmanes con el gasto más alto en alimentos y bebidas en 2016 fueron Indonesia (US $ 169.7 mil millones), Turquía (US $ 121.1 mil millones), Pakistán (US $ 111.8 mil millones), Egipto (US $ 80.9 mil millones), Bangladesh (US $ 71.1 millones). mil millones), Irán (US $ 59 mil millones) y Arabia Saudita (US $ 48 mil millones).

Otro informe del Grupo de Investigación y Consultoría de Análisis de Mercado Internacional (IMARC) titulado “Mercado de alimentos halal: tendencias mundiales de la industria, participación, tamaño, crecimiento, oportunidad y pronóstico 2018-2023” reveló que el mercado de alimentos halal global alcanzó un valor de US $ 1.4. billones de dólares en 2017. El informe proyectaba que el valor de mercado alcanzaría los 2.6 billones de dólares para 2023, mostrando una tasa de crecimiento anual compuesta (CAGR) de más del 11 por ciento durante el período comprendido entre 2018 y 2023.

El Pew Research Center ha estimado que la cantidad de musulmanes en todo el mundo continuará creciendo, a la vez que seguirá siendo la segunda religión más grande hasta 2050 y reducirá la brecha de disparidad entre el cristianismo (la religión más grande del mundo) y el Islam cada década. Esto es especialmente pertinente para países como Indonesia, ya que la región de Asia y el Pacífico continuará teniendo la tercera mayor población musulmana en porcentaje después de Oriente Medio y África subsahariana.

HALAL

Fuente: Varios

Exportadores halal no musulmanes

Si bien hay pocas dudas de que la industria halal está dirigida al mercado musulmán y todos los principales importadores de alimentos y bebidas halal son países de mayoría musulmana, irónicamente, son los países no musulmanes los que más exportan.

Según las estadísticas de 2016 del Centro de Desarrollo Económico Islámico de Dubai y Thomson Reuters, fue de hecho Brasil el que exportó la mayor parte de los alimentos y bebidas halal en el mundo en US $ 5,2 mil millones, seguido de Australia en US $ 2,4 mil millones, India en US $ 2,3 mil millones y Francia en US $ 0,8 mil millones. El país de mayoría musulmana más cercano, Sudán, se ubicó en el sexto lugar con US $ 0,6 mil millones.

Paulius Kuncinas, analista de negocios y editor de Asia en Oxford Business Group, dijo que el mercado halal en Europa está creciendo a una tasa anual estimada del 10 al 20 por ciento, dependiendo de los productos incluidos. Él cree que esta demanda es impulsada por un deseo general de cumplimiento de Syariah entre una creciente población musulmana.

La afirmación de Kuncinas está respaldada por los hallazgos del Centro de Investigación Pew, que pronosticó que se espera que la población musulmana en Europa crezca del 5,9 por ciento en 2010, al 6,8 por ciento en 2020, el 7,8 por ciento en 2030, el nueve por ciento en 2040 y el 10,2 por ciento. en 2050.

Con la mayor población musulmana del mundo , tendría sentido que Indonesia quisiera un pedazo del pastel del mercado halal. Dado que los productos etiquetados como halal son mucho más atractivos para la mayoría de los musulmanes, también tendría mucho sentido que sea obligatorio que todos los productos halal estén certificados. Sin embargo, perseguir a la industria tiene sus peligros potenciales y la esperanza es que Indonesia pueda presentar un plan de acción integral antes de hacer obligatoria la certificación halal.

  • Este artículo fue publicado por primera vez por The ASEAN Post el 1 de noviembre de 2018 y se ha actualizado para reflejar los últimos datos.
  • Este artículo se ha publicado en The ASEAN Post.
  • Este artículo está traducido automaticamente al español con Google Traductor

El festival de la innovación en la industria Halal se celebra en Malasia

El Halal Innovation Festival (HIF) es un evento especialmente organizado por el World Startup Festival, como parte de la Conferencia Mundial Halal de MIHAS. HIF es la iniciativa más disruptiva de MIHAS y está destinada a arrojar luz crítica sobre el ecosistema Halal, eliminar algunas de las trabas de la industria e intentar recuperar el verdadero significado y espíritu de lo que debe ser y significar la economía halal en esta nueva era disruptiva de robots y taxis voladores.

The Halal Innovation Festival (HIF) is a specially curated event by the World Startup Festival, as part of the MIHAS World Halal Conference. HIF is the disruptive component of the World Halal Conference and is meant to shed critical light on the Halal ecosystem, expunge the fallacies of the industry and attempt to bring back the true meaning and spirit of what it is to be halal in this new disruptive era of robots and flying taxis.

Página oficial del evento: Halal Innovation Festival

 

Jerez avanza en el mercado Halal

El Área de Acción Social colabora con la organización de la ‘I Expo Halal’, que se celebrará frente al Alcázar este fin de semana, del viernes 29 al domingo 31. Esta muestra contará con la instalación de nueve carpas, en las que se ofrecerán degustaciones y talleres, y se pondrán a la venta productos de alimentación, té, artesanía, etcétera. Halal define el conjunto de bienes, prácticas y servicios aptos para las personas musulmanas, y reúne valores medio ambientales y de comercio justo que comparten con otros colectivos y entidades. El objetivo de la actividad es seguir la convivencia y el encuentro desde la sensibilización y la información, en una sociedad multicultural y diversa como la nuestra.

Esta actividad contará con la colaboración de Instituto Halal de Córdoba, la Asociación de Mujeres Bismillah, la comunidad Al Umma y la Asociación AL ADL Pro Inmigrantes. Participan entidades y empresas como el Rancho Cortesano, Plantas Medicinales de Andalucía SL, y Alfarería Tierra Viva.

La teniente de alcaldesa de Igualdad, Acción Social y Medio Rural, Carmen Collado, señala que “la mejor receta para desmontar los miedos y los estereotipos que inciden en la convivencia en una sociedad que ya es multicultural es el conocimiento y la relación. Con esta exposición pretendemos dar a conocer los valores de la filosofía Halal, que es una filosofía compartida entre muchas personas creyentes del Islam, pero además aglutina otros valores como son el respeto al medio ambiente, la sostenibilidad,  el comercio justo, aporta una serie de valores que tenemos en común, para construir la convivencia intercultural. Está dirigida a mirar más lo que nos une, que lo que nos separa. Poner en valor lo que tenemos en común y eliminar estereotipos”.

Las carpas participantes en la muestra acogerán a diferentes colectivos que mostrarán sus productos, y a la vez se darán a conocer a la ciudadanía. La Asociación Islámica de Mujeres Bismillah pondrá a la venta repostería árabe, té, condimentos, pasteles, y pan.

La Comunidad Islámica Al Umma de Jerez ofrecerá té acompañado de dulces marroquies.

Participará igualmente, la empresa Plantas Medicinales de Andalucía, SL (JUCAR) con sus especias; Alfarería Tierra Viva organizará un taller de cerámica, y el Rancho Cortesano expondrá miel y derivados de la misma. Asimismo, las personas participantes podrán disfrutar de  un taller de Henna Natural.

La ‘I Muestra Halal’ celebrará su apertura este viernes, día 29 de marzo, a las 17 horas. El horario del viernes será de 17 a 22 horas; el sábado, de 10 a 22 horas; y el domingo, de 10 a 14 horas.

Con esta actividad, desde Acción Social se continúa trabajando en el ámbito de la convivencia y la puesta en valor de la diversidad y la convivencia. Es una línea de trabajo que se desarrolla desde la mesa de trabajo Jerez Ciudad Refugio, de la mano con entidades y colectivos. También con la plataforma Antirumores Jerez, y con los proyectos e iniciativas comunitarios impulsados desde el ICI, todos ellos de la mano con el tejido social y desde el encuentro con todos los colectivos y entidades.

Fuente:  Nota de Prensa del Ayuntamiento de Jerez

El sentido de la RSC en el mercado Halal

Considerar el impacto de la actividad empresarial sobre el entorno social más cercano, respetar el medio ambiente mediante la creación de productos y servicios más sostenibles, tener una política de contrataciones inclusiva con los más desfavorecidos, la promoción de la igualdad o favorecer la integración de los empleados en una sociedad diversa son algunas medidas que exponen la sensibilidad de muchas organizaciones por la RSC.

La RSE o RSC son acrónimos que están de moda y que representan como mínimo lo que siempre hemos conocido como la ética de las organizaciones. Hay empresas, personas, que trabajan especialmente en los ámbitos productivos, comerciales, económicos o institucionales donde, además de verse comprometidos con mayor facilidad los valores más básicos de cualquier negocio, han llegado a la conclusión de que deben devolver a la sociedad parte de lo que han ganado, compartiendo el beneficio de ser parte de un entorno productivo y siendo conscientes de que es una manera justa de compensar los posibles daños colaterales que en un momento dado puedan generar a la sociedad o al medio ambiente.

La RSC, un reto, especialmente para las PYMES

No obstante, a día de hoy queda mucho por hacer para que la Responsabilidad Social sea una realidad mayoritaria en las organizaciones, especialmente en las PYMES. La falta de concienciación, de recursos económicos y humanos son un problema, la desigualdad salarial, la paridad o la competencia desleal también influyen en la problemática, tal y como diariamente escuchamos en distintos medios. Sin embargo, hay otros aspectos que pasan más desapercibidos y que parecen de menor importancia, como por ejemplo los relacionados con la integración de la diversidad cultural, religiosa o sexual de los empleados.

La inclusión de la diversidad religiosa en las políticas de la RSC

RSCEn este sentido la Responsabilidad Social debe contemplar también la diversidad religiosa como parte de su estrategia de desarrollo, no porque suponga un creciente nicho de mercado, que también, sino porque la práctica religiosa influye directamente en el bienestar de los empleados de una empresa y consecuentemente en la productividad de la organización. Solo en España existen hasta ocho confesiones de Notorio Arraigo, lo cual pone de manifiesto la importancia y las dificultades que tienen las empresas y organizaciones en general para gestionar y potenciar positivamente esta diversidad.

Los trabajadores musulmanes integrados son más productivos

En el caso de los musulmanes, si pueden hacer la oración, si pueden celebrar las festividades, si pueden tener un horario adaptado en Ramadán y si pueden acceder a un Menú Halal entre otras cuestiones, su nivel de compromiso con la organización y su sentimiento de pertenencia y vínculo como parte activa de la misma es claramente creciente cuando se dan estas circunstancias. No se trata de tener más derechos o privilegios por pertenecer a una confesión determinada sino de contemplar la diversidad religiosa de los empleados y potenciar su práctica espiritual y religiosa como un elemento estratégico que tendrá repercusiones positivas sobre la organización.

En este sentido los trabajadores musulmanes son como cualquier otro trabajador, si los fidelizas tendrás a unos empleados satisfechos y comprometidos, con ganas de producir más y dispuestos a implicarse en mayores responsabilidades, sobre todo cuando aparezcan algunas dificultades inherentes a toda organización. No obstante, la Responsabilidad Social basada en la diversidad religiosa no sólo debe centrarse en los empleados sino también en otros aspectos, como el impacto de la actividad empresarial en la comunidad local. Hay aspectos muy interesantes como organizar visitas a las empresas y de las empresas a la comunidad, brindar información y formación a los consumidores finales o felicitar las festividades más significativas como el final de Ramadán, la festividad del cordero o el nacimiento del Profeta Muhammad (PyB).

La certificación Halal abre la puerta a la RSC islámica

Aunque se contempla como una posibilidad lejana, la potencial integración de la Responsabilidad Social en los esquemas de Certificación Halal puede potenciar la creación, transformación y mantenimiento de empresas más éticas, sostenibles y responsables. Además, también puede propiciar la incorporación de los valores Halal en industrias consideradas actualmente como fabricantes de productos Haram. Me pregunto aquí si puede ocurrir que la Responsabilidad Social Empresarial sea un elemento que propicie una especie de “Istihala”, transformando las empresas tóxicas o de riesgo en empresas sostenibles y beneficiosas para sus accionistas, pero también para el conjunto de la sociedad.

Los consumidores deben ser una parte activa

Si vamos hasta el fondo de la cuestión, en este mundo globalizado con una creciente presencia tecnológica, donde todos somos clientes, usuarios y consumidores de multitud de productos y servicios, la Responsabilidad Social es un concepto que nos atañe a todos, también a los consumidores, que son el último, pero muy importante eslabón de la cadena. Nadie puede ni debe mirar hacia otro lado porque están en juego muchos aspectos que pueden influir en el medio-largo plazo en el bienestar de las personas en una sociedad cada vez más consciente y exigente en un cumplimiento ético integral, en el cual no vale poner parches ni soluciones cortoplacistas, sino medidas reales y consecuentes con la realidad y el mundo en el que vivimos.

Nota: Artículo publicado originalmente en Verislam, el 13/03/2019

LO HALAL Y LO ECOLÓGICO Compañeros de viaje hacia la excelencia

Hanif Escudero, al frente del Instituto Halal, nos envía este artículo de opinión en el que traza paralelismos entre la certificación halal y la ecológica y sus correspondientes mercados. Interesante texto de este experto en certificación Halal que nos indica paralelismos y objetivos comunes entre lo “bio” y lo Halal, dos mundos con más puntos de intersección de lo que pensamos.

En el pasado artículo sobre “Halal y Bio” pudimos introducir el concepto “halal” y sus paralelismos con el concepto ecológico. Se trataba de una introducción general y una reflexión abierta para conocer hasta qué punto están conectados estos términos que se encuentran en auge en el contexto de la industria alimentaria. En esta ocasión se trata de profundizar en algunos requisitos de la certificación halal y la ecológica pero sobre todo conocer los puntos de vista del consumidor, desde donde se observan mayores paralelismos entre ambos conceptos.

CRECIMIENTO EXPONENCIAL
La denominación “ecológico” o cualquiera de sus variantes, “bio” u “orgánico”, ha tenido una importante regulación en estos últimos años, fruto del crecimiento exponencial en la oferta y demanda, sobre todo de alimentos y productos de cosmética. La obligatoriedad de la certificación, algo muy extendido en la cultura industrial europea, ha sido un gran paso, no exento de debates, pero que ha permitido darle una protección casi total al término y en consecuencia al mercado. Hoy día un consumidor de productos ecológicos está tranquilo porque sabe que, si en la etiqueta pone “ecológico”, “Eco”, “Bio” y “orgánico”, es porque hay una norma detrás, en este caso un Reglamento de obligado cumplimiento para la empresa y que obliga a contar con la certificación del producto por parte de un organismo acreditado e independiente.

Esto no ocurre en el caso de los productos Halal donde los intentos de publicar una norma Halal a través de la Comisión Europea de Normalización, CEN en su acrónimo en inglés, fue un fracaso, tras más de cuatro años buscando y negociando fórmulas que satisfagan a todos los grupos de interés representados. A día de hoy lo más que existe a nivel europeo son unas recomendaciones publicadas hace 20 años por el Codex Alimentarius. A nivel internacional la iniciativa más importante la está impulsando el SMIIC, que, aunque entre ellos tienen sus diferencias, agrupa a todos los países de la OIC. A nivel nacional, en cada Estado miembro europeo se está avanzando de manera dispar. En España hay un contexto muy positivo para avanzar en dos vías muy importantes: a) por una parte la normalización de la producción de alimentos Halal; b) y por otra parte la acreditación de las entidades de Certificación Halal, gracias principalmente al impulso  del Instituto Halal,  en colaboración con la Asociación Española de Normalización (UNE) y la Comisión Islámica de España (CIE), además de haber logrado posicionar la Marca de Garantía Halal de Junta Islámica y el Reglamento de Uso que la gobierna, en más de 350 empresas.

Alimentos ecológicos también con certificación halal

REQUISITOS
En este contexto podemos señalar algunos requisitos no coincidentes entre ambos conceptos:
-El mercado ecológico está mucho más regulado y protegido que el mercado Halal, motivado por el incremento de la producción, la mayor exigencia de los consumidores  y el compromiso de los productores y vendedores. En el caso de los productos Halal se contempla una mayor conciencia, pero una menor exigencia de los consumidores en el punto de venta y un menor compromiso de los fabricantes, ante la ausencia de normas.
-El Reglamento Europeo que regula la producción ecológica no hace ninguna mención a los alimentos Halal; sin embargo, algunos estándares privados Halal Sí mencionan como parte de su filosofía global algunos requisitos ecológicos, aunque en ningún caso los certifican ni dan a entender que su producto, al ser Halal, es por ello ecológico.
-Hay algunos productos alimentarios que podrían ser ecológicos pero no Halal, como por ejemplo las bebidas alcohólicas o la carne de porcino. Estos productos, aunque pueden cumplir con los requisitos de producción ecológica, nunca podrán ser considerados Halal.

COINCIDENTES
Sin embargo, como señalamos con anterioridad, casi todos los requisitos generales son coincidentes en el contexto de la Certificación Halal y Ecológica:
-Las líneas exclusivas de producción: aunque existen distintas opciones de producción, la tendencia del mercado está obligando a utilizar una línea exclusiva para la fabricación de alimentos Halal. En el caso de los productos ecológicos ocurre algo similar, aunque en ambos casos hay excepciones.
-Auditoría: la Certificación Ecológica y la Certificación Halal requieren de la realización, como mínimo,  de una auditoría completa del sistema una vez al año, para garantizar el cumplimiento de los requisitos generales establecidos.
-Trazabilidad: hoy día la Certificación de la industria alimentaria en cualquiera de sus vertientes requiere de una trazabilidad completa de los productos certificados. Esta trazabilidad se centra principalmente en los procesos internos, en los proveedores de materia prima y en algunos casos hasta el punto de venta.
-Analíticas de producto: aunque el volumen y la metodología de las analíticas puede variar según el tipo de producto, tanto en Ecológico como en Halal se hacen análisis del producto final. En el caso de la Certificación Halal es un elemento imprescindible para el control, ya que en muchos casos lo que se pretende detectar son límites muy bajos, indetectables con la supervisión visual o mediante el control documental. Las técnicas utilizadas más habituales son la cromatografía por gases para la detección de alcohol y el PCR Real Time para la detección de ADN de porcino.
-Formación: el valor de la Formación interna de los distintos empleados y directivos implicados en la producción Halal o Ecológica es fundamental. En el caso de la Certificación Halal, esta formación es obligatoria.
-Operan con Marcas de Calidad: En España existen diversos tipos de Marcas. Una de ellas son las Denominaciones de Origen o las Marcas de Calidad, entre las cuales se encuentra la Marcas de Garantía, que otorgan una protección especial ante un eventual mal uso de la misma. Tanto en caso de Halal como Ecológico en España, las entidades de Certificación operan bajo esquemas de Marca de Garantía o Marcas de especial protección.

EL CUIDADO DEL MEDIO AMBIENTE
Aunque no hay estadísticas a nivel nacional sobre la percepción de los consumidores musulmanes hacia los productos ecológicos, es conocido que tienen una actitud muy positiva dado que el mensaje coránico alude constantemente al cuidado y protección del medio ambiente. De hecho la adquisición de productos ecológicos es un objetivo de compra habitual, aunque el presupuesto no permite extender esta exigencia a toda la cesta, por lo que al final se ajusta a una parte reducida como la fruta, la verdura o la carne. Otros consumidores se centran en los  productos cárnicos y de origen animal como los huevos o la leche. No obstante en España el 83% de la producción ecológica es de origen vegetal y un 17% de origen animal, según el Estudio sobre la situación actual del mercado ecológico. (Mapama. 2015). Si existen a este respecto diversos medios y publicaciones como Webislam donde podemos encontrar artículos de autores musulmanes contemporáneos que profundizan en la visión islámica de la ecología y la relación del ser humano con la naturaleza, así como el vehículo que ésta supone para acercarnos a la creación divina. El libro EcoYihad, apertura de la conciencia a través de la conciencia y el consumo Halal (2013. Bilal Lagarriga) es también una gran aportación en esta temática.

COSMÉTICA
A la inversa tampoco existen estudios a nivel nacional y aunque se conoce que el consumidor de productos ecológicos es muy consciente del valor que aporta un producto que esté distinguido con dicha denominación… no se sabe cuál es su reacción cuando además porta la Certificación Halal. Sí parece haber una mayor conciencia en el consumo de productos de cosmética, donde tanto unos como otros exigen la eliminación de ingredientes de origen animal u otros aditivos perjudiciales para la salud.
Sin embargo a nivel europeo, en EE.UU. y en otros países donde el mercado ecológico se ha generalizado, además de una mayor conciencia ecológica, está comenzando una importante diversificación para satisfacer las necesidades de todos los tipos de consumidor, por lo que cada vez es más habitual encontrar productos ecológicos aptos para celíacos, para intolerantes a determinados alérgenos o con denominación Kosher o Halal. En distintos estudios se aborda esta cuestión como un elemento clave en la consolidación del mercado interno ecológico en el ámbito del consumo masivo, ya que actualmente factura unos 1.000 millones de euros, suponiendo un 1% de la producción agroalimentaria española.

3 TRILLONES
De la misma manera el crecimiento exponencial del mercado Halal, aunque aún en una fase más incipiente, ya mueve más de 3 trillones de dólares en todo el mundo, está obligando a las industrias a satisfacer la enorme diversidad que hay entre los más de 1.600 millones de consumidores distribuidos en todo el globo. La búsqueda y el deseo de acceder a productos Halal de calidad, ecológicos o aptos para intolerantes a distintos alérgenos es una realidad entre un segmento de los consumidores Halal, dispuesto además a valorar y pagar ese valor añadido, un requisito que está en proceso de transición de ser un requisito voluntario a un requisito obligatorio y que muchos países como Emiratos Árabes Unidos están imponiendo dentro de su estrategia global de posicionamiento de distribución de este tipo de productos y para abastecer la demanda del mercado local.
Según los principales indicadores en la próxima década se alcanzará una estandarización del mercado Halal con la publicación de normas aplicables a la industria alimentaria en toda Europa; por su parte las entidades de Certificación Halal cada vez se centrarán más en la calidad técnica de los procesos. La Acreditación Halal con efecto global se consolidará como el gran árbitro del mercado a la hora de demostrar la competencia técnica y religiosa de una entidad de certificación Halal y los consumidores, que aún siguen bastante fuera de los ámbitos de decisión, presionarán cada vez más al estar deseosos de influir y acceder a las nuevas oportunidades de la industria Halal, especialmente en sectores como el turismo, la cosmética o la moda, y seducidos por las facilidades que brindan las nuevas tecnologías.
Por tanto y una vez analizado brevemente algunos de los requisitos Halal y ecológicos podemos concluir que existen multitud de paralelismos en el desarrollo de ambos mercados y que a lo largo de los próximos años se intuye una mayor convergencia que invita a pensar que serán compañeros de viaje hacia la excelencia, insha Allah.

Hanif Escudero es experto universitario en Educación Virtual y experto profesional en cultura, religión y civilización islámica. Es responsable de Normalización del Instituto Halal y secretario de Junta Islámica.

Nota: Artículo publicado originalmente en la revista VidaSana, el 03/01/2018

Halal se hace española.

Esta pasada semana España ha dado un paso más hacia la normalización del concepto Halal, con la inclusión de dicho término en el  Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Hasta la fecha lo más cercano que podíamos encontrar era la palabra Jalar, comer con fruición, con mucho apetito y que en ningún caso reflejaba el amplio sentido y uso del término Halal en la actualidad.

La comunidad musulmana ha recibido la noticia con satisfacción pues viene a reconocer no solo las raíces identitarias islámicas de la cultura española sino también la contribución actual de los ciudadanos musulmanes a la España contemporánea. Desde el Instituto Halal, la entidad que lidera el desarrollo de este mercado en España y México ha compartido la importancia de este avance a través de las redes sociales.


(Fuente: Real Academia de la Lengua Española. 2017.)

La palabra Halal aparece en varias ocasiones en el Corán y más de 50 veces, cada día, sólo en Twitter. Ambos datos nos dan una idea del origen y de dimensión actual de un mercado que sólo en España mueve más de mil millones de euros gracias a unas 500 industrias que portan una Certificación Halal para atender el mercado nacional que supone una población cercana a los dos millones, el 4% de la población española. En Europa se estima que hay en torno a 25 millones de musulmanes y unos 1600 millones en todo el mundo.


(Fuente: Estudio Demográfico de la población musulmana. Observatorio Andalusí. 2016. )

La traducción literal de la palabra árabe Halal es permitido o lícito pero si leemos el Corán podremos observar como el término Halal se amplía hasta significar todo aquello que es bueno, aquello que es beneficioso para la salud humana y sostenible para el medio ambiente.

“Te preguntarán qué les está permitido. Di: Os están permitidas todas las cosas buenas de la vida”.  (Corán, 5:4)

Así pues, comed de las cosas buenas y lícitas que Dios os da como sustento, y sed conscientes de Dios, en quien creéis”. (Corán 5:88)

La interpretación que hace la Real Academia de la Lengua sobre el término Halal es bastante certera y se aproxima mucho al significado de su traducción literal del árabe y también a la interpretación que hace el Codex Alimentarius en relación a los alimentos Halal, los cuales define como “los alimentos permitidos en virtud de la ley islámica”.

No obstante la definición de la RAE nos deja varios aspectos muy jugosos para un debate más amplio, como por ejemplo cuando dice «No contrario a la Ley» dando la posibilidad de entender que, en un contexto donde los musulmanes son una minoría y donde no rige la Ley Islámica, hay cosas que podrían ajustarse a dicho significado que hace la RAE cuando realmente no serían considerados Halal, según la Sharia.

Otro aspecto, que incluso se puede llegar a pensar que es un error, es cuando menciona «cerdo, alcohol y conservantes» dado que hay conservantes que son Halal sin duda alguna. Por tanto parece razonable que más bien quisiera decir «cerdo, alcohol y sus derivados».

En todo caso es muy significativa la inclusión del término Halal en la RAE, las palabras Sharia o Umma, que la han definido como » La comunidad de los creyentes del Islam», dado que viene a normalizar aún más la presencia del Islam en España y supone un reconocimiento de la aportación de los musulmanes a la sociedad.


(Fuente: Real Academia de la Lengua Española. 2017.)

Queda por ver el efecto real que puede tener esta definición en todos los procesos de normalización técnica o en los esquemas de evaluación de la conformidad como la Certificación Halal o los test de laboratorio. En principio no parece que vaya a causar grandes cambios sobre los requisitos generales con los que ya están operando los fabricantes de productos Halal y si parece que vendrá a facilitar la normalización de la vida de los ciudadanos musulmanes en España, insha Allah.

Feliz año 2018

Os deseo un Feliz año 2018, lleno de paz y salud, en el cual se cumplan todos vuestros deseos, que los proyectos avancen con éxito y que los buenos propósitos se mantengan con paciente alegría.

Desde aquí espero poder seguir compartiendo mis reflexiones con vosotros y encantado de recibir vuestras opiniones y comentarios en las redes sociales.

Un fuerte abrazo¡

El marketing islámico se pone el hiyab

Este mes se ha debatido mucho en las redes sociales sobre el marketing dirigido a la población musulmana y en concreto sobre el uso de la mujer musulmana con Hiyab como icono del llamado Marketing Islámico, a raíz de la presentación de la primera Barbie con el pelo cubierto por un pañuelo y del anuncio que Tesco ha preparado estas navidades para promocionar su pavo Halal ¿Han sido acertados o son un error? ¿Se utilizan los estereotipos más clásicos o son los aspectos más tradicionales e identitarios cuando pensamos en marketing islámico?

En el mundo actual, hoy día, existen decenas de religiones, corrientes de pensamiento y multitud de identidades culturales y sociales que hacen del género humano una especie absolutamente diversa. En los países de mayoría musulmana no están al margen de esta diversidad y de hecho cada día se avanza más en mejorar la gestión de todos estos grupos que se distinguen por nacionalidades, corrientes de pensamiento o diferentes interpretaciones religiosas, entre otros. Sobre ello nos señala Allah en el Corán: 49:13:

“Oh gentes! Ciertamente, os hemos creado a todos de varón y hembra, y os hemos hecho naciones y tribus, para que os reconozcáis unos a otros”

Sin embargo a veces el marketing islámico parece reducirse a una mera apariencia sin valorar en profundidad el significado de ser musulmán, algo similar a cuando una empresa dice que es socialmente responsable porque tiene a un trabajador en silla de ruedas. Sin menospreciar el esfuerzo que hayan podido hacer, hay que decir claramente que eso no es cumplir con la Responsabilidad Social Corporativa al igual que cubrir el pelo con un pañuelo a una Barbie no es hacer Marketing Islámico. ¿O sí?

Vamos a recapitular, para ello os recomiendo que veáis los dos anuncios que han motivado este artículo. ( Barbie / Tesco ). En ambos se usa claramente el pañuelo como elemento identitario de la mujer musulmana, pero no sabemos si los que idearon los anuncios lo hicieron porque pensaban que es una particularidad cultural o más bien una obligación religiosa. A este respecto encontramos en el Corán las siguientes aleyas:

“Oh Hijos de Adán! Ciertamente, hemos hecho descender para vosotros el conocimiento de la confección de vestidos para cubrir vuestra desnudez, y como adorno: pero el vestido de la consciencia de Dios es el mejor de todos.” (Surat Al Aaraf 7:26)

Y di a las creyentes que bajen la mirada y que guarden su castidad, y no muestren de sus atractivos en público sino lo que de ellos sea aparente con decencia; así pues, que se cubran el escote con el velo. (Surat An Nur 24:31)

Más allá de responder a esta pregunta, lo cual requeriría de otro artículo, vemos que el resultado en el primer caso es un producto, una muñeca Barbie diseñada por Mattel a imagen y semejanza de la esgrimista estadounidense Ibtihaj Muhammad, la primera en competir en unos Juegos Olímpicos con la cabeza cubierta. Por lo que ha venido demostrando la compañía Mattel en estos últimos años su apuesta por la diversidad es total por lo que se entiende que hay una visión, una intención positiva de llegar a un perfil de consumidor variado.

Entonces ¿es acertada la acción comercial y el producto diseñado? Quizás sí, si lo contemplamos en un contexto de diversidad donde hay mujeres musulmanas con y sin velo, donde otras mujeres a veces lo llevan y otras veces no, mujeres que en algunos lugares lo llevan y en otros no, y sobre todo que hay mujeres que lo llevan voluntariamente y otras que no, un aspecto este último que, de extenderme, me obligaría a ser un tanto más crítico. Al final, lo que sí es una evidencia para los departamentos de marketing de estas grandes empresas es que muchas mujeres musulmanas se cubren la cabeza con un pañuelo y ante una eventual campaña promocional este hecho no pasa desapercibido e incluso se convierte en el público objetivo pasando a ser el elemento principal que segmenta la acción comercial.

Esta circunstancia tiene una doble lectura, por una parte podemos pensar que han tenido una sensibilidad, muy básica, pero que es significativa dados los tiempos que corren y con el principal valor de apuntar al deseo de apoyar una integración de la diversidad cultural y religiosa. De otra parte se puede interpretar que han tirado del estereotipo, que no les ha importado reforzar el cliché con tal de incrementar sus ventas y que en el fondo no les interesa hacer una reflexión más profunda en la cual se enfrentarían a la dicotomía de la mujer musulmana, con o sin pañuelo, pero ¿Quién sabe, a lo mejor alguna de las anteriores Barbies “era musulmana»?

En el segundo de ellos, el video de Tesco además del uso que se hace de mujeres, todas y cada una de las tres que aparece, incluida una menor, va cubierta con un pañuelo, quizá pensando en no herir ninguna sensibilidad, pero se introduce un elemento de común debate entre algunos musulmanes como es el asunto de las celebraciones y en concreto la celebración de Navidad en contextos donde la  población musulmana es minoritaria.

En el Reino Unido al igual que en España existe una enorme diversidad de confesiones y culturas que han llevado a reconocer por Ley el derecho a la celebración de las festividades por motivos religiosos, así se recoge por ejemplo en el Acuerdo de Cooperación que firmó el Estado con la Comisión Islámica de España, Ley 26/1992, por lo que resulta llamativo un debate en torno a si se deben celebrar y festejar unas fiestas que están en el calendario oficial y que representan una fecha fundamental para la mayoría de la ciudadanía española. A este respecto Allah señala en el Corán:

¿Y quién es más malvado que aquel que impide que se mencione el nombre de Dios en cualquiera de Sus casas de adoración y se esfuerza por arruinarlas? (Surat  Al-Baqara 2:114)

Evidentemente esto no quita que se pueda y se deba trabajar más por hacer efectiva la integración en el calendario oficial de las festividades de las distintas confesiones existentes.

Por tanto podríamos afirmar que la estrategia de marketing seguida por Tesco es acertada en tanto que visibiliza la diversidad religiosa y cultural, al mismo tiempo que invita al encuentro, el diálogo y la celebración conjunta, sin caer en el insulto ni la falta de respeto porque una familia musulmana pueda celebrar la Navidad.

* Artículo publicado originalmente en Webislam