La importancia de implementar medidas sostenibles en nuestras vidas, clave para el ahorro

A pesar de los constantes esfuerzos de los entes gubernamentales y principales organizaciones sin fines de lucro por comunicar la importancia de cuidar el planeta, al parecer continúa siendo complicado lograr que la mayoría hagamos un uso eficiente de los recursos naturales que disponemos y concientizarnos aún más sobre el tema.

Las mejores ofertas de telefonía y energía

A través de servicios como el del ADSL de Orange o el ADSL de Movistar se puede obtener un gran acceso a infinidad de temas relacionados con la sostenibilidad, para nutrirnos acerca de la importancia que tiene cuidar el planeta tanto, para nuestro hábitat actual, como para el futuro. Y para ello no hay nada mejor como el ADSL de Orange o de la comercializadora con la que tengas contratada, ya que tendrás la mejor velocidad de internet sin interrupciones.

Igualmente es necesario adaptar nuestras principales actividades a métodos que beneficien al medio ambiente, por ejemplo, llevar acciones simples como contratar el teléfono o un cambio de titular en Endesa por fallecimiento o cualquier otro proveedor, a ejecutarse desde nuestra vivienda y a través de medios digitales, evitando utilizar papel, energías y combustibles. También es posible contratar telemáticamente las tarifas de luz o gas con Endesa y el resto de comercializadoras. En todo caso, tanto para el cambio de titular en Endesa por fallecimiento como para el resto de trámites mencionados se pueden gestionar a distancia.

En todo caso, lo cierto es que según datos de la misma ONU, el planeta tierra solo nos ofrecerá agua capaz de ser tratada para nuestro consumo hasta dentro de los próximos 80 años. Por otro lado el desgaste de la capa de ozono continúa afectando nuestro entorno, por lo que es vital que tomemos cartas en el asunto y comencemos a ejecutar métodos que permitan revertir todo este daño.

Cómo puedo ayudar a mejorar el índice de contaminación ambiental desde mis actividades cotidianas

Desde tareas sencillas como sacar la basura o cocinar, podemos hacer uso de métodos que permitan reducir el daño al medio ambiente que generamos constantemente con el consumo de los distintos productos existentes en el mercado.

El sector industrial es de los principales generadores de contaminación a nivel mundial y la mejor manera de evitar que este índice continúe en aumento es reducir la demanda que mantienen los productos derivados de las industrias, para hacerlo, tan solo debemos intentar hacer uso más frecuente de alimentos y productos alimenticios de origen animal.

Por otro lado, el transporte también es otro generador de agentes altamente contaminantes para el medio ambiente, para reducir este impacto, es recomendable hacer uso más frecuente de sistemas de traslado público, vehículos eléctricos o fomentar el utilizar bicicletas para dirigirnos a nuestros destinos frecuentes.

Al igual que podemos integrar a nuestras actividades cotidianas, el empleo de técnicas simples de ahorro energético que reduzcan el consumo de combustibles domésticos y, por ende, la contaminación ambiental.

Qué beneficios tiene hacer mi vida más sostenible

  • Ahorro energético en el uso de gas, luz y agua que se deriva en pagos menores de servicios.
  • Mejora el estado de la salud física y mental.
  • Permite mejorar el entorno y el ambiente donde habitamos.

Cómo puedo obtener más información sobre métodos de sostenibilidad

Aunque existen diversas plataformas en las que podemos encontrar gran cantidad de información sobre sostenibilidad, es recomendable visitar aquellas donde todo el contenido esté ofrecido por expertos en la materia. En el siguiente enlace encontrarás todo lo que debes saber para hacer tu vida mucho más eficiente.

Autor: Papernest

Halal, la conciencia ecológica que emana del Corán

Hanif Escudero, del Instituto Halal, incide de nuevo en este artículo de opinión en las similitudes que tienen los términos Halal y Ecológico, ahora de una manera más espiritual y menos técnica.

En buena medida el sentido final del mensaje coránico y el de otras vías espirituales es la autorealización del ser humano y la preservación de la creación divina, por ello es obligado el florecimiento de una mayor conciencia ecológica en el seno de las comunidades islámicas españolas y europeas. El crecimiento de un estilo de vida halal, que responda a las necesidades actuales de las nuevas generaciones, también puede suponer un impulso en la transición ecológica de los países de mayoría musulmana.
En anteriores artículos en los cuales he venido abordando asuntos relacionados con esta temática me he centrado más en la parte técnica y en los procesos de producción y certificación de este tipo de productos y servicios. En el presente escrito, también motivado por la Huelga Mundial por el Clima, pretendo ser más reflexivo, aportando una serie de consideraciones que me parecen de interés para comprender lo próximos que en esencia se encuentran los conceptos Halal y Ecológico, hasta tal punto que podríamos decir que el término Halal representa en buena medida la conciencia ecológica a la que nos invita alcanzar el mensaje coránico y que establecen el mínimo con lo que nos deberíamos conformar los consumidores conscientes y activos que, desde una vivencia musulmana, respondemos a una ética global y real que, por ejemplo, coincide en buena medida con los Objetivos de Desarrollo del Milenio.

EL CUIDADO DE LA NATURALEZA, UNA TAREA DE TODOS  
El medio ambiente, la fauna, la flora y todos los recursos naturales que han sido creados en nuestro planeta y en el Universo son parte de la creación divina y un legado que estamos obligados a cuidar, mantener y preservar al margen de nuestra posición social, cultural o económica.
Los seres humanos, con indiferencia de nuestra práctica espiritual, seamos ateos, agnósticos, cristianos, musulmanes, budistas o no creamos en nada, tenemos la capacidad de distinguir el bien del mal, de saber aquello que es bueno para nosotros y nuestro entorno o aquello que es malo para nuestra salud y el medio ambiente. Los seres humanos tenemos conciencia y eso implica una irremediable responsabilidad a la hora de tomar decisiones que pueden afectar a uno mismo o a los demás.
Los musulmanes en concreto, como creyentes unitarios, que consideramos la unidad divina como un elemento fundamental de nuestra fe, no nos podemos poner de perfil en una cuestión de este tipo y tenemos que afrontar a nivel individual y colectivo una serie de medidas que favorezcan el cuidado del medio ambiente, que además nos harán sentir mejores creyentes y más próximos a Dios.

“Y, entonces, quien haya hecho el peso de un átomo de bien, lo verá;
y quien haya hecho el peso de un átomo de mal, lo verá”.
Corán. 99:7-8

HOY POR NOSOTROS, MAÑANA POR NUESTROS HIJOS
Está muy bien pensar en verde, utilizar bolsas reutilizables cuando vamos a comprar al supermercado o no tirar toallitas al váter pero la conciencia ecológica que nos sugiere el Corán va mucho más allá de la responsabilidad individual, hasta llegar a aquello que cada uno de nosotros podemos hacer en correlación con la comunidad, la tribu o el grupo con el que convivimos.
No derrochar el agua, utilizar el vehículo únicamente cuando sea necesario, adquirir alimentos de proximidad o prevenir los incendios son acciones que podemos realizar sin excesivos esfuerzos y que aportan un gran valor al ecosistema local en el que nos movemos, pero si somos capaces de articular planes y medidas integrales y globales el impacto y la eficacia de las mismas será mucho mayor. Por eso entre otras cosas hay que tener un mensaje unánime y usar un lenguaje claro y entendible en el cual todos estemos de acuerdo.
En todo caso es significativo que buena parte de las movilizaciones y acciones que se están produciendo para luchar contra el cambio climático están participando estudiantes y movimientos juveniles de los cuales muchos son jóvenes musulmanes. La emergencia climática que vivimos hoy es nuestro presente pero también es el futuro de nuestros hijos por lo que este grito desesperado de los más pequeños cuidadores del planeta supone trascender la ecoansiedad, la econspiración y otras muchas barreras, para ser capaces de articular políticas reales y más efectivas ante este grave problema a nivel mundial.
Es evidente que la inteligencia humana es sensible a esta realidad en la que vivimos pero los diferentes aspectos culturales, la educación o el estrato social-económico en el que nos movemos son factores influyentes que limitan o amplían las posibilidades individuales y grupales que tenemos a la hora de hacer un uso responsable de los recursos naturales.

EL BUEN TRATO A LOS ANIMALES
De los 114 capítulos o surat que componen el Corán, varios de ellos tienen título de un animal: El ganado, la vaca, la abeja, la araña, las hormigas, el elefante, lo cual pone de relieve la importancia de la creación en todas sus manifestaciones, especialmente en el cuidado de otros seres vivos, como son los animales.
En contra de lo que se pueda pensar los musulmanes aman a los animales y tienen una cultura  de relación con los mismos. El caballo, el burro, los pájaros, el gato y otros muchos animales son usados como mascotas, como animales de compañía o como imprescindibles colaboradores en alguna tarea diaria o en el cuidado del hogar. Cualquiera que haya viajado a algún país de mayoría musulmana o que se haya movido entre las comunidades islámicas españolas habrá podido comprobar las palabras que acabo de suscribir.
Durante todo el mensaje coránico se nos recuerda que los animales son seres vivos que  forman parte de la creación y que  tienen sus derechos, exhortando a su cuidado, bienestar y protección, inclusive de aquellos cuya carne  está permitida para el consumo humano. De hecho el sacrificio de los mismos es un acto de conciencia máxima en el cual se acaba quitando la vida a un ser vivo para su aprovechamiento como un alimento puro y permitido.

NO VES que ante Al-lâh se postran cuantos [seres y cosas] hay en los cielos y cuantos hay en la tierra –el sol, la luna, las estrellas, las montañas, los árboles y los animales?
Corán 22:18

LO PERMITIDO ES LO BUENO
El término Halal se menciona en varias ocasiones en el Corán, haciendo referencia a aquellas cosas o conductas que son lícitas y están permitidas para el ser humano. En la mayoría de las ocasiones en las que se menciona el término Halal se menciona también el término Tayyib, que hace referencia a todo aquello que es bueno.
Esta continua vinculación entre lo permitido y lo bueno implica que la Divinidad ha dispuesto para los seres humanos aquello que es beneficioso para su salud  intentando con ello alejarnos de lo que es perjudicial o dañino.

Oh vosotros que habéis llegado a creer! No os privéis de las cosas buenas que Dios os ha hecho lícitas pero no transgredáis los límites de lo correcto: en verdad, Dios no ama a los que transgreden los límites de lo correcto. Así pues, comed de las cosas buenas y lícitas que Dios os da como sustento, y sed conscientes de Dios, en quien creéis.
Corán 5:87-88)


El concepto Halal, al rebasar las connotaciones religiosas del término, se ha convertido en una estupenda oportunidad, no solo para los países europeos o americanos, sino también para muchos países de mayoría musulmana que necesitan de los estímulos necesarios para sensibilizar a los comercios y consumidores finales de la necesidad de avanzar hacia un estándar de calidad Halal que permita hacer una necesaria transición industrial y al mismo tiempo competir en el mercado global.

LA COSMOVISIÓN DEL SER HUMANO
El ser humano es un ser creado, parte de algo mayor, algo inabarcable y que intentamos comprender a través de los más bellos nombres de Dios que hacen referencia a atributos divinos: Al-lah,  Ar-rahman, Ar-rahim, As Sabur, etc. Desde una cosmovisión islámica el ser humano es una parte privilegiada de la creación que forma parte de un todo donde la Unidad y la Unicidad son indiscutibles, por lo que ninguna acción consciente está fuera de nuestra responsabilidad y nuestra distinguida posición en el universo, en esta tierra, es un legado que debemos cuidar y proteger.
Esta cosmovisión islámica sitúa al ser humano en una confrontación de la dualidad y en una lucha permanente entre el ego y todo lo demás, obligando a un continuo esfuerzo de purificar nuestra atención, conciencia y sobre todo  la intención de nuestras acciones. Por ello esta cosmovisión nos motiva hacia la práctica espiritual, al recuerdo de Dios como vía amorosa y pacificadora del corazón.
Y todo lo dicho anteriormente no hace más que reforzar el mensaje ecológico del Corán, un mensaje que nos invita a caminar hacia un estilo de vida Halal, una forma de vivir sencilla, sana y realista para el momento y lugar en el que nos encontramos.

“Porque Él es el Primero y el Último, lo Exterior y lo Interior.
Él aparece en Su unidad y se esconde en Su singularidad.
Él es el Primero por Su «perseidad».
Él es el Último por Su eterna permanencia.
Él es la existencia de lo Primero y de lo Último,
de lo Exterior y lo Interior.
Él es Su nombre y lo que es nombrado”

El Tratado de la Unidad
Muhyi ad – Din Ibn Arabí

Publicado originalmente en Vida Sana el 20 de noviembre de 2019

Halal y ecológico, claro que sí es posible…

Reproducimos un artículo de opinión que nos ha enviado Hanif Escudero, del Instituto Halal… El texto versa sobre la reciente y polémica sentencia del Tribunal de Justicia de Europa, que ha encendido el debate justo con la llegada de las Elecciones Europeas, al negar la posibilidad de etiquetar productos cárnicos con la denominación Halal o Kosher como ecológicos, generando confusión en el mercado y una clara discriminación, en opinión de Escudero y de muchos otros profesionales del sector, hacia los consumidores musulmanes y judíos, al impedirles acceder a estos niveles de calidad reconocidos por  aspectos supuestos, relativos a la necesidad de un mayor bienestar de los animales. Muchos productos son Halal y ecológicos y no proceden del sector cárnico. Este artículo también aclara este tema. Y, además, la extrema derecha se frota las manos ante leyes que pueden incitar a la discriminación. Los animalistas también meten cucharada en el asunto. Creemos que la opinión de Escudero puede interesar a nuestros lectores. “El Ecomensajero Digital” es un medio plural que publica textos llegados a la redacción que interesan a los profesionales y consumidores del sector ecológico, que no es monolítico, sino que engloba diversas tendencias y grupos sociales de consumidores y de ecoemprendedores.

La proximidad de las elecciones europeas, previstas para el 26 de mayo, ha propiciado que los distintos partidos políticos intensifiquen su programa electoral, en el cual algunos de ellos generan odio y miedo hacia el Islam y los musulmanes, para conseguir votos. Es el caso de los partidos de extrema derecha que han utilizado el asunto del velo, la radicalización violenta o la alimentación Halal para elaborar un discurso arcaico y que discrimina claramente al conjunto de la ciudadanía musulmana.
 

No obstante dentro de la comunidad musulmana también hay un creciente movimiento ecologista y se reconoce el buen hacer de asociaciones animalistas como ANDA, FAADA o AVATMA, aunque existe una percepción de continuo ataque por parte de algunas asociaciones que pretenden a toda costa y sin considerar diferentes realidades sociales, que se impida el sacrificio zabiha de animales sin aturdimiento.
En todo caso, que se pongan cámaras en los mataderos, tal y como propone Equalia, o que se incorporen otras medidas de control adicionales que satisfagan las necesidades de los consumidores… es algo en lo que todos estamos de acuerdo sin que para ello sea necesario demonizar a una comunidad religiosa o limitar sus derechos, ya que existen soluciones en el marco jurídico y social que permiten compatibilizar todas estas variables.

LIMITANDO DERECHOS
Más allá de los controles establecidos no se debe limitar el derecho y disfrute de los consumidores musulmanes a los productos ecológicos. Así lo expresa el abogado general Wahl cuando indicó en su informe el riesgo de impedir a los consumidores europeos, musulmanes o judíos, el acceder a los productos ecológicos, que ya gozan de un estándar de calidad reconocido.

Por otro lado algunos consumidores de productos Halal, ante tal prohibición, han reaccionado argumentando que, si se mantiene una restricción de estas características, pues entonces apoyarán la idea de que el estándar Halal se eleve hasta tal punto que un consumidor Halal no necesite el aval de ecológico pues será algo que implícitamente ya cumplan los productos Halal, siendo indiferente que dicha denominación se ajuste literalmente a lo que establece el Reglamento 834/2007 o al futuro Reglamento (UE) 2018/848 del Parlamento Europeo y del Consejo de 30 de mayo de 2018, sobre producción ecológica y etiquetado de los productos ecológicos, que entrará en vigor en el año 2021.

TÉCNICAMENTE POSIBLE
Si procedemos a leer con detalle el Reglamento (UE) 834/2007 o el 2018/848  que tienen y tendrán que cumplir las entidades de certificación y los productores de alimentos y cosméticos  ecológicos, no se observa que haya ninguna condición que impida la denominación Halal  en productos certificados por entidades certificadoras  independientes, imparciales y que no tienen intereses políticos en la materia. Y aunque es cierto que algunos requisitos de la certificación ecológica se refiere a los aspectos del bienestar animal no es ni mucho menos el grueso de los requisitos y la mayoría de ellos podrían cumplirlos perfectamente un productor, más allá de que sean o no Halal.
Además cabe recordar que ni el Reglamento n.º 834/2007 ni el Reglamento n.º 889/2008 se oponen de manera explícita a que, de conformidad con el artículo 4, apartado 4, del Reglamento n.º 1099/2009, se establezca una excepción a la norma general del aturdimiento previo en el caso concreto del sacrificio ritual.

Tampoco se observa que ninguna disposición de los Reglamentos n.os 834/2007, 889/2008 y 1099/2009 defina de forma expresa el modo o los modos de sacrificio adecuados para la consecución de los objetivos de bienestar animal y reducción del sufrimiento animal que se establecen para la producción ecológica.
En todo caso cabe indicar que actualmente en Europa la Certificación Ecológica depende de entidades acreditadas para ello e igualmente la Certificación Halal depende de entidades acreditadas para este alcance, siendo totalmente independientes la una de la otra y  en ningún caso siendo una Certificación conjunta. En cualquier caso no existe en el Derecho de la Unión incompatibilidad alguna entre la certificación «halal» y la mención «AB», puesto que la exigencia de un sacrificio con aturdimiento previo equivale a añadir un requisito no contemplado expresamente en el Derecho positivo.

SACRIFICIO HALAL
Si leemos con detalle la sentencia del TJE observamos que la prohibición se refiere únicamente a los productos cárnicos y concretamente a los que derivan de animales sacrificados sin aturdimiento. Sin embargo la mayor parte del sacrificio Halal realizado en Europa y destinado al mercado europeo es sacrificado habiendo sido previamente aturdido con un mecanismo de  insensibilización reversible, tal y como permiten los principales estándares internacionales, como el de The Standards and Metrology Institute for the Islamic Countries, más conocido como SMIIC.

Por tanto parece claro que la sentencia no es objetiva y es más bien el resultado de la presión que vienen ejerciendo desde algunos movimientos políticos de extrema derecha y del juego que le hacen otras asociaciones animalistas las cuales pretenden que se incorpore en el etiquetado de los productos cárnicos la mención sobre si el animal ha sido aturdido o no antes de su sacrificio.

Y aunque todos estamos de acuerdo que, como consumidores, de cuanta más información dispongamos mejor y que los medios tecnológicos permiten nuevos métodos en ese sentido, no parece razonable centrarse en esta cuestión del aturdimiento y generar un falso debate para nuevamente señalar a un colectivo muy diverso y heterogéneo, en el que conjugan muchas realidades y al que poco beneficia en su crecimiento e integración este tipo de discursos tan excluyentes y totalitarios.

MÁS ALLÁ DE LO CÁRNICO
Sin duda la actual sentencia del TJE está fuera de lugar y es contraria al profundo sentido del término Halal y a sus distintos valores, entre los cuales se encuentra la protección de los animales y del medio ambiente.

El mercado Halal es un nicho que abarca a más de 1.600 millones de personas en todo el mundo y que hace referencia al conjunto de alimentos, servicios y acciones que son permitidas puesto que son buenas para el ser humano y para su entorno. Desde esta perspectiva la certificación halal es potencialmente aplicable a una inmensa cantidad de productos ecológicos de sectores tan diversos que en muchos casos no tienen ninguna vinculación con el reino animal, como es el caso del turismo, las finanzas o la moda.

LOS MEDIOS SE EQUIVOCAN
En todos estos casos en los cuales no se hace referencia a los productos cárnicos o derivados, no tendrían sentido la ingente cantidad de titulares que se han despachado en diversos medios de comunicación, tras la sentencia del TJE, en los cuales se informa erróneamente de que Halal y ecológico no se pueden etiquetar sobre un mismo producto.

Halal y ecológico claro que sí son compatibles, se pueden etiquetar en un mismo producto y en España ya hay ejemplos de ello. Incluso en productos cárnicos, tal y como hemos mencionado antes, en el caso de que los animales se hayan sacrificado Halal con aturdimiento reversible, también sería posible que un mismo producto lleve ambos sellos.

Por tanto el único caso al que se refiere en la sentencia es a los productos cárnicos Halal provenientes de animales sacrificados sin aturdimiento, lo cual tiene unos objetivos y consecuencias concretas:
-Presionar para que el etiquetado de productos cárnicos indique si el animal ha sido aturdido o no antes de su sacrificio.
-Trasladar a la opinión pública la idea errónea de que el sacrificio Halal y en general los sacrificios religiosos son peores para los animales que otros métodos de sacrificio.
-Presionar para impedir el sacrificio de animales fuera del matadero durante la celebración de la festividad islámica del Eid Al Adha.

UN CAMINO CONJUNTO
Por todo lo comentado anteriormente se puede concluir que en el medio y largo plazo existe un camino conjunto por recorrer entre lo Halal y lo ecológico, a pesar de las dificultades y de la sentencia del Tribunal de Justicia Europeo, que ha supuesto una importante barrera, una piedra en el camino, pero que esperamos no tenga más recorrido en los diferentes países de la Unión y sobre todo que no se utilice la religión ni a los creyentes como arma arrojadiza en el contexto de los debates políticos propios del período electoral en el que nos encontramos.

Hanif Escudero es uno de los responsables del Instituto Halal

Publicado originalmente en Vida Sana el 14 de mayo de 2019

Disfrutando de Madrid

Disfrutando de un zumo de naranja al lado del Museo Reina Sofía. Hacía fresquito ya…

Hanif Escudero durante una visita a Madrid Halal , Certificación , Mercado , musulmán , islámico, dialogo interreligioso, madrid, paz