Es el momento

«Es el momento en el que vivimos aunque no lo hayamos elegido, nuestra realidad presente, la que emerge hoy día con más fuerza que nunca. No les hablo del Coronavirus, les hablo de nuestra conciencia.»

En estos días de confinamiento y más ahora que se ha prolongado el Estado de Alarma dos semanas más, se están produciendo situaciones de todo tipo, muchas de ellas esperadas ante un hecho tan insólito como un encierro colectivo de estas características y otras no tanto que visibilizan algunas de nuestras miserias. Sin duda asistimos a un momento único de nuestra historia reciente en el que se están poniendo a prueba la capacidad global de los humanos de responder ante una crisis imprevista y de magnitudes aún desconocidas. 

Aunque Huntington hace casi 30 años, en su famosa publicación «El Choque de las Civilizaciones» ya nos avisara de algunos de los catastróficos escenarios posibles para el nuevo milenio y aunque cada cierto tiempo surgen brotes de nuevos virus, como ocurrió con el MERS, el Sars o la gripe aviar, lo cierto es que pocos vieron llegar el riesgo que se cernía sobre toda la humanidad, tan sólo hace unos meses atrás.  Curiosamente quien sí nos habló sobre el riesgo inminente de una pandemia fue Bill Gates en el año 2015 y también la RTI, que publicó ese mismo año una noticia en la que informaba sobre el conflicto entre EEUU y China a razón de un laboratorio de Wuhan donde al parecer se estaba avanzando en la experimentación de un virus que podría ser potencialmente muy dañino para los seres humanos. También parece que vaticinó algo Dean Koontz cuando en 1981 publicó el libro «Los ojos de la oscuridad», que contiene unas similitudes con la actual pandemia, que por momentos parece casi el guión de la crónica de una pandemia anunciada.

Hablando en términos de boxeo, el primer derechazo, como púgil inexperto en estas lides, lo hemos recibido nosotros antes siquiera de saber por dónde nos venía. Sin embargo parece que ya hemos digerido parte del golpe  y vamos asumiendo que esto no va a ser algo puntual, que tendrá una duración prolongada en el tiempo y que las medidas tomadas son más que necesarias para combatir esta pandemia. La estrategia es claramente reducir lo máximo posible la cadena de contagios, por lo menos hasta el punto que las personas contagiadas puedan ser debidamente atendidas por un sistema sanitario gracias al cual se ha establecido una barrera de contención del virus  pero que actualmente se encuentra colapsado. Sin duda nuestros sanitarios se merecen el mayor de los aplausos. 

Es una dura batalla contra un enemigo casi invisible pero mi percepción es que lo estamos consiguiendo, gracias también a todos los que formamos la gran familia de ciudadanos europeos y a los españoles de hoy en particular, que somos personas que nos consideramos afortunados por disfrutar de una sociedad del bienestar, con una serie de derechos y libertades y una calidad de vida tan alta. En estos días los ciudadanos europeos hemos dado buen ejemplo, nos hemos quedado en casa, nos hemos confinado y estamos cumpliendo debidamente las órdenes impuestas y por todo ello y por nuestra contribución en esta batalla nos merecemos también, especialmente los más pequeños,  un fuertísimo aplauso. 

No podemos decir lo mismo de algunos políticos del norte de Europa, como Holanda, Alemania que están quedando retratados en esta crisis. Tengo por seguro que la UE ya no será lo mismo después de esta pandemia y del mangoneo de material sanitario que Alemania o Francia nos han hecho a los llamados ya países del sur. En años venideros España debe mirar más al mediterráneo y con un especial cariño a África y a Latinoamerica. 

Con respecto a los motivos de esta pandemia se ha hablado y escrito todo tipo de teorías, posibilidades y escenarios posibles pero en mi foro interno no he descartado aún ninguna hipótesis pues por ahora he preferido contribuir con mis opiniones en la idea generalizada de que el bien común debe estar por encima del interés particular. Aunque si hablamos de hipótesis hay tres premisas incontestables que están ocurriendo: Hay un virus que ha generado una pandemia, están falleciendo un elevado número de personas en muy poco tiempo y actualmente no hay vacuna ni cura. 

Es muy duro y triste  que hayan muerto en los peores días en España hasta casi 900 personas, abuelos, padres, hermanos, tíos que todavía les quedaba por disfrutar de la vida con sus nietos, con sus hijos y con sus familiares, que además no pueden velarlos ni acompañarles en sus últimos momentos, es algo tremendo. Por eso estamos en plena batalla de una guerra que nos trasciende  y que lo «poco» que podemos hacer es como colectividad, como grupo, como la suma de la lucha que hacemos cada uno a título individual. Es una cuestión de solidaridad y responsabilidad. 

Lo de quedarnos en casa, que se alargará más tiempo, tiene para mucho debate pero está claro que se quiere dosificar un sistema sanitario que ya está colapsado en algunas CCAA. En todo caso algunos expertos señalan que es muy probable que nos vayamos a contagiar paulatinamente casi toda la población. Cuanto más tarde mejor, pero el contagio parece que es casi inevitable e incluso necesario para conseguir una inmunidad grupal según señalan algunos expertos como Javier Yañez. Así las cosas lo mejor quizá sea hacer como dice el bueno de Pedro Burruezo y otros muchos ecologistas, preparar nuestro cuerpo para un posible impacto. Es necesario mantener una buena alimentación, principalmente alcalina, con extra de vitamina c, hábitos saludables, hacer deporte, descansar y practicar la espiritualidad para ir adecuando nuestra conciencia hacia una nueva realidad, pues ya nada será como antes, en nuestras manos está que sea mejor, insha Allah, si Dios quiere.

En cuanto a los motivos que han producido esta pandemia, a quien puede beneficiar y quien puede salir peor parado, ya me extenderé en próximos artículos en todo tipo de teorías, incluso conspiranoicas, pues desde que existe el ser humano, existe el bien y el mal y desde luego hay intereses ocultos que están dispuestos a que todo cambie, para que todo siga igual. De hecho recordé, documentandome para este artículo, una lectura que hice sobre la globalización en la que hablaba sobre el interés de resetear el sistema económico, de monitorear a toda la población y de establecer un gobierno global que dirigiera el mundo. Pero resumiendo de todo lo leído, algunas  cosas disparatadas y otras muy acertadas, me centraría en tres opciones posibles:

1- Un accidente científico. El creciente deseo de investigar y experimentar en ámbitos tan arriesgados como la genética, la reproducción y la cura de enfermedades a traído consigo también una mayor exposición a riesgos que no están debidamente identificados y contra los que científicos e investigadores no tienen procedimientos ni herramientas para protegerse ni evitar desastres como la actual pandemia.  Se podría decir que se les ha ido de las manos y ahora hay que hacer lo que sea necesario para solucionarlo.

2-  Un paso más hacia un nuevo orden mundial.  El principio de una estrategia bien diseñada para cambiar el status quo mundial y la forma en la que vivimos, por ejemplo monitorizando todos nuestros movimientos. Pero ¿qué oscuro poder global sería capaz de iniciar una guerra biológica con la intención de reducir la población mundial o de adquirir o mantener una posición dominante en el nuevo escenario internacional?. 

3- Un aviso de la naturaleza. Una señal de alarma que pone de manifiesto que el estilo de vida actual no es sostenible para el medio ambiente ni para el ser humano. Algunos expertos también señalan que sistemas de «convivencia» entre humanos y animales salvajes en entornos como el mercado de Wuhan es una fuente constante de creación y trasmisión de nuevos virus. 

Yo personalmente aun no me he decantado por una tesis y estoy más en la idea de contribuir a que esto pase cuanto antes y de la mejor manera posible. Pero en mi foro interno aún no lo veo claro. En todo caso los que me conocéis ya sabéis que pienso en positivo así que, sea lo que sea, un accidente científico, una conspiración mundial o un aviso de la madre naturaleza, espero que todo esto acabe cuanto antes y con el menor número de víctimas posible pero que hayamos adquirido una mayor conciencia y aprendido algunas lecciones de humanidad, por ejemplo de la posición que ocupamos en el universo, de lo vulnerables que podemos llegar a ser o de la importancia de cuidar el planeta y ser más solidarios entre nosotros. 

En el momento¡

Autor: Hanif Escudero Uribe

Google & China

Escrito por: Hanif Escudero Uribe

Nota: Artículo redactado en Noviembre de 2019, en el contexto del
Máster de Comercio Internacional y Negocios de la ESIC.MITB 2019/2020.Sevilla.
Módulo de Cultura, Valores y Ética de las organizaciones

Número de palabras: 3128          
Tiempo aproximado de lectura: 15-20 minutos

«Si un problema no tiene solución,
entonces no es un problema,
es un misterio».

¿Google contra China o China contra Google? Esta es la doble pregunta que está en mi cabeza. No tengo la respuesta y tampoco la tienen muchos científicos, expertos, políticos y periodistas sobre los que he podido investigar, analizar y sobre todo aprender. Quizás tampoco pueda darle respuesta en este documento, pero quiero tratar de contextualizar el problema en el dilema que supone la globalización, identificar la perspectiva ética del conflicto y analizar ambos comportamientos tratando de identificar principios y elementos que podrían usarse para explicar el problema y las diferencias entre las culturas china y americana. Se espera que haga pensar al lector sobre algunos elementos que se encuentran en este «rompecabezas», con argumentos científicos, datos y referencias de expertos. Trataré de responderle lo que motiva a cada parte a sentarse en la mesa de negociación y llegar a un acuerdo, lo que significa ser ético en un entorno empresarial «con fines de lucro» e identificaré otros ejemplos concretos en los que podríamos usar el «Don´t Be Evil «, el mantra utilizado por Google durante mucho tiempo. Al final, compartiré con mi opinión personal sobre Google y China en el corto plazo e intentar predecir si se trata o no de un conflicto «sin acuerdo».

La globalización. Contextualizando parte del problema.
La globalización la podríamos definir como un proceso de interconectividad entre los sectores económicos, productivos y sociales de todo el mundo a través de los cuales estamos destinados a una mayor aproximación  e integración de las sociedades, favoreciendo las relaciones comerciales, gracias sobre todo a las nuevas tecnologías, los medios de comunicación y el intercambio de información (Flores 2016, Cabello, 1999)

La globalización se define como el proceso por el cual las economías y los mercados, con el desarrollo de las tecnologías de comunicación, adquieren una dimensión global, de modo que dependen cada vez más de los mercados externos y menos de la acción reguladora de los gobiernos (Real Academia Española, 2019). Con la globalización, también enfrentamos grandes desafíos (Glenn, 2013), muchos de ellos desconocidos hasta la fecha y están obligando a todos los países a repensar sus modelos de vida tradicionales. Uno de los grandes desafíos de la globalización es el choque de civilizaciones que se sitúa como el principal elemento de confrontación entre los seres humanos en el nuevo milenio y predice varios escenarios, algunos de ellos muy peligrosos, con diversas civilizaciones, que en el caso de China será de una rápida expansión, liderando el nuevo orden mundial. (Huntington, 1993).

La Globalización 3.0, (Friedman, 2005), ha sido trascendida y ya estamos avanzando hacia la Globalización 4.0, que aunque acaba de comenzar; ya estamos muy poco preparados para ella. (Schwab, 2018). La era digital, con el Internet de las cosas, el big data, la inteligencia artificial, robots, la guerra de información con noticias falsas como elemento desestabilizador, la ciberseguridad y la privacidad o falta de ésta, los datos y su gestión para el disfrute de las mejores experiencias de los usuarios como piedra angular de un nuevo modelo económico social, ya está aquí. Toda esta nueva realidad es algo a lo que nuestros padres no tuvieron que enfrentarse y no han podido enseñarnos a gestionar, mientras continuamos avanzando a toda velocidad.

En este proceso de globalización, las grandes potencias mundiales, EE. UU. y China, respectivamente, con un PIB de 20,494 billones de dólares, creciendo a 2.3% y 13.608 billones de dólares, creciendo al 6.6%, (Banco Mundial, 2018), están jugando un papel crucial que influye en el desarrollo global de sectores tan importantes como la tecnología o las comunicaciones. Esta feroz competencia entre ambas partes ha llevado al mercado a una guerra comercial sin precedentes, que incluye la elaboración  de listas negras de compañías como Huawei, con el arresto de su CEO, Meng Wanzhou, con acusaciones falsas, apropiaciones de marcas y know-how, con infracciones de la propiedad intelectual, entre muchos otras cuestiones. Hay otros elementos que también son muy importantes y, desde una perspectiva geopolítica, son estratégicos en las relaciones entre ambos países, como, por poner un ejemplo, la creación de islas artificiales donde el gobierno chino está instalando bases militares, hasta 29 nuevas hectáreas de instalaciones militares construidas. en las disputadas aguas marinas del sur de China, según un informe publicado por el Centro Americano de Estudios Estratégicos e Internacionales (BBC, 2017).

Estados Unidos vs China. Un conflicto y una solución global: Diálogo y acuerdos.
Algo que al principio podría haberse considerado un conflicto de intereses se ha convertido en una guerra comercial y tecnológica, algo que algunos podrían predecir pero nadie podría evitar. El gran gigante asiático, incluso con sus contradicciones y desafíos por delante, ha estado haciendo su tarea en estos años, por lo que Estados Unidos debe manejar esta nueva realidad desde una perspectiva política y económica, favoreciendo la estabilidad del mercado y, en cualquier caso, evitando los conflictos armados. No se puede olvidar que desde que China se unió a la Organización Mundial del Comercio en 2001, el déficit comercial de Estados Unidos ha aumentado de 411,000 millones a 891,000 millones de dólares. Casi la mitad de este desequilibrio, 419,000 millones, es con China, cuyas exportaciones a los EE. UU. desde 2001 han aumentado en un 414%. (Muns, 2019).

El fin más que probable de la supremacía estadounidense en el campo de la tecnología preocupa a la sociedad estadounidense. Aunque China comenzó más tarde con el uso de Internet, hoy un ejemplo del poder del gobierno chino en las comunicaciones es el control de los tres vendedores telefónicos en el país, China Mobile, China Telecom y China Unicom, a quienes ha guiado para investigar y probar el sistema de redes 5G, desde 2013. Entre otras ventajas, el gobierno apoya las grandes empresas de telecomunicaciones, permitiéndoles usar espectros de radiofrecuencia sin tener que negociar con ciudades y pagar tarifas de uso, algo que no sucede en otras ciudades europeas o americanas (2019).

El controvertido arresto del CEO de Huawei, Meng Wanzhou en diciembre de 2018 y la inclusión de esta compañía en la Lista de Entidades, una de las armas más poderosas y menos conocidas disponibles para el gobierno de los Estados Unidos en el comercio y los negocios internacionales, (Bermudez, 2019) no han ayudado a encontrar una solución, a pesar de algunas propuestas sorprendentes, como la realizada a finales de este verano por Ren Zhengfei, el fundador y propietario del gigante chino, quien propuso vender su conocimiento sobre 5G a una empresa occidental, en un Intento de calmar las preocupaciones sobre sus negocios, expresadas por los Estados Unidos y otros países. En cualquier caso, cualquier equipo o software que Huawei otorgue a una entidad de los EE. UU. también se vería afectado por la Ley de Inteligencia Nacional de China que exige que las empresas chinas y sus ciudadanos entreguen cualquier información o ‘herramienta de comunicación’ a la que tengan acceso » «no es posible que la entidad otorgante o las agencias de inteligencia puedan examinar millones de líneas de código para detectar posibles puertas traseras» (BBC, 2019). Aun así, el profesor Tsang, de la Universidad de Soas en Londres, piensa que es una «decisión inteligente», la tomada por Zhengfei.

El número de conflictos abiertos entre China y EE. UU. Es cada vez más amplio y no solo afecta a Google, Huawei o Baidu, también a WhatsApp, Wechat, Amazon, Alibaba, por supuesto Apple y todas las principales empresas de tecnología. Sin lugar a dudas, la posibilidad de fragmentación de Internet en dos grandes bloques es cada vez más factible. Y es que la competencia global entre los EE. UU. y China no ha comenzado recientemente y no terminará pronto, por lo que ambos deben valorar los espacios de búsqueda para el encuentro y la colaboración. La cultura china y estadounidense son muy diferentes entre sí, pero también están siendo sacudidas por los avances tecnológicos, la economía de mercado y el nuevo mapa geopolítico en todo el mundo, lo que nos hace ver algunos datos sorprendentes, por ejemplo, al analizar comparativamente el uso de Internet y la publicidad. En comunidades e individualmente en China y EE. UU., se observa que al comienzo de Internet y a pesar de las diferencias culturales, hubo una tendencia similar entre los jóvenes emprendedores en ambos países, como lo señalan diferentes autores (Pan, Song, Goldschmidt, Francés, 2010). De hecho, existen factores demográficos más comunes entre los usuarios de Internet estadounidenses y chinos de lo que cabría esperar, a pesar de las grandes diferencias en la demografía nacional, en áreas como educación e ingresos (Yong, Neelankavil, 1997).

En el estilo de comunicación también hay diferencias entre China y Estados Unidos. Por ejemplo, “ el pueblo chino valora el silencio, que se considera importante en las actividades diarias; el silencio está reservado para la reflexión y el pensamiento cuidadoso. El pueblo chino cree firmemente en el proverbio inglés: el habla es plateada pero el silencio es dorado ”. (Dennis A. Pitta, Hung ‐ Gay Fung, Steven Isberg, 1999.) «. Sin embargo, como los mismos autores señalan» existen similitudes en la orientación colectivista de ambos países. Esto sugiere que los ejecutivos chinos metropolitanos probablemente tengan valores similares a los gerentes de los Estados Unidos, pero también es probable que los asiáticos estén culturalmente vinculados al valor de la seguridad familiar y la deferencia a los superiores.

En cualquier caso, los usuarios, el acceso y la difusión en internet en China y Estados Unidos tiene un porcentaje más bajo de la población con títulos de educación superior en China, internet allí sigue siendo desproporcionadamente académico. Los sectores relacionados con la informática han aumentado dramáticamente, lo que indica la difusión de Internet entre otras profesiones. Internet de China todavía está dominado por usuarios de los campos relacionados con la informática y la educación (Zixiang, Clark 2000).

Otra preocupación que vale la pena mencionar es que China ahora se ha centrado en una economía de mercado, destacando unos nuevos valores culturales y anulando algunos de sus valores tradicionales. En cualquier caso, la diversidad cultural en la China contemporánea requiere nuevas investigaciones y prácticas para estudiar la gestión, la comunicación y la capacitación en conflictos culturales (Keyong Dong, Ying Liu 2010). En este área, se sugiere utilizar la presión ambiental, la competencia organizacional y el liderazgo para analizar conflictos interculturales, entre los cuales la capacidad del líder para manejar la transculturalidad, es el factor más importante (Yang 2006). Otros autores concluyeron que para evitar los conflictos culturales es necesario, entre otras cosas. estar preparado para una cultura diferente (He, An, Berry 2019); aprender la forma de comunicación en diferentes culturas; ser paciente; tener expectativas realistas y tener el coraje de experimentar el choque cultural (Jin. J. (1989).

Google en China. ¿La historia de un fracaso o una larga negociación con final feliz?
Desde que en el año 1998 se creó Google, su rápida expansión y crecimiento lo motivaron aún más a llevar su proyecto a una escala absolutamente global. La filosofía de Google basada en diez puntos, algunos como centrarse en el usuario, promover el uso de teléfonos móviles, hacer negocios sin hacer el mal, hacer las cosas siempre muy bien y mejor rápido que lento, ha tenido mucho éxito en muchos países y ha permitido posicionarse como la tecnología líder, por delante de Apple o Huawei.

Desde el año 2000, Google mantuvo su presencia en China a través de una versión en chino de Google.com, cuyo contenido se ralentizó por el filtrado al que los proveedores chinos sometían al contenido web. En 2005, un año después de debutar en Nasdaq, Google creó un centro de investigación altamente calificado para asociarse con universidades locales y atraer talento chino, y en 2006, Google lanzó Google.cn, su sitio web con sede en China y en enero de 2007, anunció un acuerdo de cooperación con China Mobile (Quelch, Joc 2010).

Para 2009, los ingresos de Google en China se estimaron en 300 millones de dólares, aproximadamente el 1% de los ingresos corporativos. Es necesario tener en cuenta que un tercio de estos ingresos provenían de compañías chinas que colocaban anuncios en la versión china de Google.com en lugar de en Google.cn. En ese mismo año, Google ya tenía una participación de mercado en las búsquedas de aproximadamente el 31%, en comparación con el 64% de Baidu, el motor de búsqueda líder en China. Baidu, que se hizo pública en 2007, era una empresa de motores de búsqueda de propiedad china, establecida en enero de 2000, que al igual que Google obtuvo sus ingresos principalmente de la publicidad de palabras clave (Quelch, Joc 2010).

En 2010, Google recibe un ataque masivo sofisticado en sus cuentas de Gmail, que se atribuyen a los piratas informáticos vinculados al gobierno chino, según lo informado por la propia empresa en un memorando en línea. Este ataque, junto con la censura de los resultados de búsqueda y otras restricciones legales del gobierno chino para limitar aún más la libertad de expresión de la ciudadanía china en la web, llevó a Google a iniciar una discusión con el gobierno chino para operar Google.cn sin censura y amenazando abandonar China si no se cumplían sus condiciones.

En 2015, Google abandonó su mantra «No seas malvado» y lo reemplazó con «Haz lo correcto», el eslogan de Alphabet, empresa creada ese mismo año por Google para ser la matriz de la estructura del grupo de la compañía. En 2018, el «No seas malvado» desaparece casi por completo de su código de conducta y el lema “Haz lo correcto» se impone como el nuevo mantra, aunque Google da tres ejemplos de cómo su política permanecería intacta en su ética filosófica: 

  • sólo mostraría anuncios relevantes. 
  • nunca mostraría ventanas emergentes u otros anuncios complicados.
  • nunca vendería resultados de búsqueda. 
  • nunca empeoraría un producto para los usuarios solo por ganar dinero rápido.

Reflexiones y conclusiones sobre un enfoque del posible futuro entre las relaciones de Google y China.
La negociación entre Google y China parece complicada, más de lo que el equipo de EDC tuvo que enfrentar con el gobierno de Hubei (Grainger 2016), pero ninguna de las partes, ni EE. UU. ni China, están interesadas en llevar este conflicto a la ruta armada. La tercera guerra mundial de la que habla Huntington (1993) sería una escena demasiado difícil para una humanidad que ya vive en tiempos de populismo, donde los extremos a la derecha y a la izquierda se tocan y donde puede ser verdad la paradoja de que un sistema comunista pueda convertirse en el poder más capitalista y dominante en esta década.

En mi opinión, alcanzar una solución al problema actual entre Google y el gobierno chino es posible, aunque requiere un gran ejercicio de responsabilidad global, diálogo, espacio y tiempo para negociar, pero sobre todo es imposible abordar el problema desde una sola visión. Más bien, el problema debe analizarse desde una escala más amplia, tratando de integrar a los diferentes actores globales y el elemento de la diversidad cultural, como aspecto clave en la posible solución al conflicto.

Quizás en el proyecto Dragonfly, un motor de búsqueda censurado y adaptado a las demandas del gobierno chino. (BBC 2019) y que Google supuestamente abandonó a mediados de 2019 es parte de la solución al conflicto. Y aunque la adaptación de Google al mercado chino se llevó a cabo con gran discreción por parte de la compañía estadounidense, ésta se encontró con grandes dificultades en el camino, dadas las diferencias culturales, económicas y sociales entre Estados Unidos y China que en ese momento también derivaron en múltiples acusaciones del gobierno chino por incumplimiento de la ley por parte de Google. La interpretación de lo legal e ilegal en el campo de las comunicaciones por Internet es un asunto que complica el desarrollo de Google en China porque algunos problemas que se resuelven legalmente en otros países no son válidos para China.

Aunque China es un mercado tecnológico gigantesco, el proyecto Dragonfly se volvió fangoso para Google debido a la censura que el gobierno chino aplica al contenido y la comunicación en Internet. La crítica interna de la compañía y las críticas del gobierno estadounidense ha generado una preocupación en la sociedad estadounidense por ver cómo una de sus marcas más globales colabora con un régimen de censura, que viola sistemáticamente los derechos humanos y no hace esfuerzos para reducir el impacto del cambio climático. Además, la reciente publicación de los llamados «Los cables secretos chinos» (El País, 2019), una investigación de más de 15 medios internacionales, que señala entre otros aspectos la violación de los derechos humanos perpetrados en Xinjiang contra el grupo étnico uigur. La magnitud de este conflicto aumentó aún más al reaccionar también la Unión Europea y muchos países de mayoría musulmana, sensibilizados por el maltrato a un grupo étnico que en su mayoría son musulmanes.

En cualquier caso, el proyecto Dragonfly señaló un posible camino a seguir que podría conducir a una solución práctica para ambos a través del soporte de Google para un motor de búsqueda, como Baidu, que mostraría los resultados, utilizando la tecnología de Google. Por su parte, Google mostraría los resultados censurados que indican que el motor de búsqueda los omite y podría suavizar la posición de los usuarios más críticos, mientras que el gobierno chino mantendría el control de los contenidos de acuerdo con su legislación. Para Baidu sería una gran oportunidad para seguir creciendo.

Y con todo lo dicho anteriormente, hace solo unos días, el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump anunció en Twitter un principio de Acuerdo con el Gobierno chino que contenía algunas bases que son fundamentales para ambas partes y que avanzan en una posible solución, aunque el gobierno chino no lo anuncie de la misma manera o con el mismo entusiasmo. No puede ser exitoso que China no ratifique el principio de acuerdo pero parece difícil que no lo cumpla porque la expansión de la economía de EE. UU. supera ya los diez años seguidos, está en la tasa de desempleo más baja en medio siglo con 3.5%, la generación sostenida de más empleo, los altos índices bursátiles y la contención de la inflación conforman una situación macroeconómica extraordinaria. En el frente comercial, Trump afirma haber doblado a China. En todo caso Beijing mantendrá margen de maniobra porque los compromisos no cuantitativos del acuerdo son más difíciles de verificar.

Por su parte, China aspira a superar a EE. UU y la UE en la producción de bienes y servicios en diez sectores tecnológicos de vanguardia, que van desde robótica e inteligencia artificial hasta vehículos eléctricos y aeronáutica. Los ha estado promoviendo desde 2005 con subsidios de 200,000 millones de dólares en la estrategia llamada Made in China 2025, que el acuerdo no altera ”. (Muns 2019). Este principio de acuerdo amplía las posibilidades de una solución al conflicto de Google en China.

«Hay una fuerza impulsora más poderosa
que el vapor, la electricidad o la energía atómica:
la voluntad «
(Albert Einstein)

Nota: Especial agradecimiento al Profesor D. Andrés Funes, por su dedicación y esfuerzo en transmitir los mejores valores como elemento primordial en la cultura de las organizaciones.

Bibliografía:

  1. BBC (2019) «Huawei y Estados Unidos disputan: la» oferta extraordinaria «del fundador de la compañía para aliviar las tensiones con los Estados Unidos» . [En línea] Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-49685229 Accedido: 15 de diciembre de 2019.
  1. BBC (2019) «Huawei: Canadá arresta a Meng Wanzhou, director financiero de la compañía, y China responde con enojo» . [En línea] Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-46465418 Accedido: 15 de diciembre de 2019.
     
  2. BBC (2019) » Las imágenes que muestran las impresionantes instalaciones militares que Beijing construye en un tiempo récord en las islas del Mar del Sur de China». [En línea] Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-42371624   Accedido: 15 de diciembre de 2019.
  1. Bermúdez, A. (2019). » Trump vs. Huawei: qué es la Lista de entidades, la herramienta de sanciones poderosa y poco conocida que los Estados Unidos aplicaron al gigante tecnológico chino «. BBC [En línea] Disponible en: https://www.bbc.com/mundo/noticias-internacional-48644856 Accedido: 17 de diciembre de 2019.
  1. Dennis A. Pitta, Hung ‐ Gay Fung, Steven Isberg, (1999) » Cuestiones éticas en todas las culturas: gestión de las diferentes perspectivas de China y Estados Unidos «, Journal of Consumer Marketing, vol. 16 Edición: 3, pp.240-256, https://doi.org/10.1108/07363769910271487
      
  2. El País (2019) «Las nueve claves para comprender» Los cables secretos de China «[en línea] Disponible en: https://elpais.com/internacional/2019/11/24/actualidad/1574585720_528700.html   Acceso: 17 de diciembre de 2019).
  1. Flores Trujillo, MV (2016). “La globalización como fenómeno político, económico y social. Revista Orbis, [Sl], n. 34, p. 26-41, jul. 2016. ISSN 1856-1594. [En línea] Disponible en: < http://ojs.revistaorbis.org.ve/index.php/orbis/article/view/36 >. Acceso: 18 de diciembre de 2019.
  1. Glenn, Jerome C. (2013). «15 desafíos globales para las próximas décadas». [En línea] Disponible en: https://www.bbvaopenmind.com/en/articles/15-global-challenges-for-the-next-decades/   Accedido: 17 de diciembre de 2019.
  1. Grainger, S. (2016). «Negociando con socios comerciales chinos: ¿qué nos van a dar?» . Fundación Richard Ivey School of Business.
  1. Él, B., An, R. y Berry, J. (2019), » Ajuste psicológico y capital social: una investigación cualitativa de los expatriados chinos «, Cross Cultural & Strategic Management , vol. 26 No. 1, págs. 67-92. https://doi.org/10.1108/CCSM-04-2018-0054
     
  2. Huntington S. (1993). “¿ El choque de civilizaciones?” . Asuntos exteriores, vol. 72, núm. 3, págs. 22-49. Consejo de Relaciones Exteriores: http://www.jstor.org/stable/20045621
  1. Jin, J. (1989). » El envío de personal estacionado en el extranjero en empresas multinacionales: gestión intercultural », Foreign Economic and Management, vol. 3, págs. 8-11.
  1. Keyong Dong, Ying Liu, (2010) » Gestión intercultural en China «, Gestión intercultural : una revista internacional, vol. 17 Edición: 3, pp.223-243, https://doi.org/10.1108/13527601011068333
  1. Kissinger, H. y Wilson Ladino-Orjuela. (2015) «Sobre China de Henry Kissinger». Memorias , vol. 13, no. 23, 2015, p. 129+. Gale OneFile: Informe Académico , consultado el 20 de diciembre de 2019.
     
  2. Klaus Schwab. (2018) «¿Qué es la Globalización 4.0 y estamos preparados para ello?». [En línea] Disponible en:  https://es.weforum.org/agenda/2018/11/los-forcejeos-de-la-globalizacion-4-0/ Accedido: 17 de diciembre de 2019.
     
  3. Martín-Cabello, A. (2013). » Sobre los orígenes del proceso de globalización «. Methaodos.revista de ciencias sociales, vol. 1, núm. 1, 2013, pp. 7-20. Universidad Rey Juan Carlos. Madrid, españa.
     
  4. Muns, A. (2019). » El acuerdo entre Estados Unidos y China: crónica del declive del multilateralismo «. El País  https://cincodias.elpais.com/cincodias/2019/12/17/opinion/1576600512_590770.html Acceso: 20 de diciembre de 2019.
  1. Pan, Y., Song. X., Goldschmidt. Un francés. W., (2010) » Una investigación intercultural de los valores del trabajo entre jóvenes ejecutivos en China y los Estados Unidos «, Cross Cultural Management: An International Journal, vol. 17 Edición: 3, pp.283-298, https://doi.org/10.1108/13527601011068379
     
  2. Quelch, J., Joc, K. (2010). » Google en China (A) «. Escuela de Negocios de Harvard.
  1. Rodrik, D. (2018). El populismo y la economía de la globalización. Journal of International Business Policy, 1-22. [En línea] Disponible en:  https://link.springer.com/content/pdf/10.1057/s42214-018-0001-4.pdf   Acceso: 19 de diciembre de 2019.
     
  2. Soriano A. (2019). » China está por delante de la carrera 5G». [En línea] Disponible en: https://blogthinkbig.com/China-5G   Acceso: 16 de diciembre de 2019.
  1. Banco Mundial (2018). “ China y EEUU. Pib «. [En línea] Disponible en: https://data.worldbank.org/country/china Accedido: 18 de diciembre de 2019.
  1. Yong, Z, Neelankavil.J., (1997). » La influencia de la cultura en la efectividad publicitaria en China y los Estados Unidos: un estudio intercultural «, European Journal of Marketing, vol. 31 Edición: 2, pp.134-149, https://doi.org/10.1108/03090569710157106
     
  2. Zixiang (Alex) Tan, Theodore HK Clark, (2000). «Difusión de Internet en Estados Unidos y China», inf., Vol. 2 Edición: 6, pp.595-604, https://doi.org/10.1108/14636690010801753

(2014) » Satisfacer las demandas institucionales: Comparación de Google y Baidu en China «, Dirección Estratégica, vol. 30 Edición: 1, pp.23-25, https://doi.org/10.1108/SD-12-2013-0100