Halal se hace española.

Esta pasada semana España ha dado un paso más hacia la normalización del concepto Halal, con la inclusión de dicho término en el  Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española. Hasta la fecha lo más cercano que podíamos encontrar era la palabra Jalar, comer con fruición, con mucho apetito y que en ningún caso reflejaba el amplio sentido y uso del término Halal en la actualidad.

La comunidad musulmana ha recibido la noticia con satisfacción pues viene a reconocer no solo las raíces identitarias islámicas de la cultura española sino también la contribución actual de los ciudadanos musulmanes a la España contemporánea. Desde el Instituto Halal, la entidad que lidera el desarrollo de este mercado en España y México ha compartido la importancia de este avance a través de las redes sociales.


(Fuente: Real Academia de la Lengua Española. 2017.)

La palabra Halal aparece en varias ocasiones en el Corán y más de 50 veces, cada día, sólo en Twitter. Ambos datos nos dan una idea del origen y de dimensión actual de un mercado que sólo en España mueve más de mil millones de euros gracias a unas 500 industrias que portan una Certificación Halal para atender el mercado nacional que supone una población cercana a los dos millones, el 4% de la población española. En Europa se estima que hay en torno a 25 millones de musulmanes y unos 1600 millones en todo el mundo.


(Fuente: Estudio Demográfico de la población musulmana. Observatorio Andalusí. 2016. )

La traducción literal de la palabra árabe Halal es permitido o lícito pero si leemos el Corán podremos observar como el término Halal se amplía hasta significar todo aquello que es bueno, aquello que es beneficioso para la salud humana y sostenible para el medio ambiente.

“Te preguntarán qué les está permitido. Di: Os están permitidas todas las cosas buenas de la vida”.  (Corán, 5:4)

Así pues, comed de las cosas buenas y lícitas que Dios os da como sustento, y sed conscientes de Dios, en quien creéis”. (Corán 5:88)

La interpretación que hace la Real Academia de la Lengua sobre el término Halal es bastante certera y se aproxima mucho al significado de su traducción literal del árabe y también a la interpretación que hace el Codex Alimentarius en relación a los alimentos Halal, los cuales define como “los alimentos permitidos en virtud de la ley islámica”.

No obstante la definición de la RAE nos deja varios aspectos muy jugosos para un debate más amplio, como por ejemplo cuando dice “No contrario a la Ley” dando la posibilidad de entender que, en un contexto donde los musulmanes son una minoría y donde no rige la Ley Islámica, hay cosas que podrían ajustarse a dicho significado que hace la RAE cuando realmente no serían considerados Halal, según la Sharia.

Otro aspecto, que incluso se puede llegar a pensar que es un error, es cuando menciona “cerdo, alcohol y conservantes” dado que hay conservantes que son Halal sin duda alguna. Por tanto parece razonable que más bien quisiera decir “cerdo, alcohol y sus derivados”.

En todo caso es muy significativa la inclusión del término Halal en la RAE, las palabras Sharia o Umma, que la han definido como ” La comunidad de los creyentes del Islam”, dado que viene a normalizar aún más la presencia del Islam en España y supone un reconocimiento de la aportación de los musulmanes a la sociedad.


(Fuente: Real Academia de la Lengua Española. 2017.)

Queda por ver el efecto real que puede tener esta definición en todos los procesos de normalización técnica o en los esquemas de evaluación de la conformidad como la Certificación Halal o los test de laboratorio. En principio no parece que vaya a causar grandes cambios sobre los requisitos generales con los que ya están operando los fabricantes de productos Halal y si parece que vendrá a facilitar la normalización de la vida de los ciudadanos musulmanes en España, insha Allah.